Title Image

Estoy al cuidado de mi padre con 85 años ¿Qué debe preocuparme de la epidemia de la gripe?

Estoy al cuidado de mi padre con 85 años ¿Qué debe preocuparme de la epidemia de la gripe?

Estoy al cuidado de mi padre con 85 años ¿Qué debe preocuparme de la epidemia de la gripe?

Cada año se repite una epidemia estacional invernal. Todos estamos expuestos al riesgo de contagiarnos con la gripe pero en algunas personas como son los ancianos la enfermedad puede ser más grave.

La gripe es una enfermedad respiratoria aguda causada por un virus. Entre sus características más importantes está su elevada capacidad de transmisión de una persona a otra.

Esta transmisión se produce fundamental por vía aérea a través de gotitas que se originan al hablar, toser o estornudar por la persona enferma, al alcanzar a una persona sana. Aunque también se puede transmitir a través del contacto directo o material al tocarnos luego la boca o la nariz.

Este periodo de contagio puede producirse desde un día antes del comienzo de los síntomas hasta unos 3 a 7 días después del comienzo de la enfermedad.

Generalmente se presenta en el periodo invernal (meses de noviembre a marzo), en forma de epidemia, es decir que cada año nos enfrentamos a una temporada en la que puede producirse una gran actividad y circulación del virus de la gripe.

El virus entra por la nariz, garganta o pulmones y comienza a multiplicarse causando los síntomas de la gripe. Estos síntomas comienzan de 1 a 4 días después de que el virus ha entrado en el organismo.

Los síntomas de la gripe en los adultos mayores, ya sea causa por los virus de la gripe estacional más típicos o por los virus de la gripe porcina son más o menos los mismos que en otros grupos de edad. Pueden incluir:

  • Fiebre y escalofríos (Habitual)
  • Dolor de cabeza (Común)
  • Cansancio y fatiga (puede durar 2-3 semanas)
  • Agotamiento extremo (habitual en el inicio de los síntomas de la gripe)
  • Dolor generalizado (en ocasiones dolores severos)
  • Malestar en el pecho y tos (común y puede llegar a ser grave)
  • Dolor de garganta (a veces)
  • Secreción o congestión nasal (a veces)

Estos síntomas suelen durar entre 1 y 2 semanas. Sin embargo en personas vulnerables como son los ancianos y las personas con patologías crónicas preexistentes como el asma, diabetes, cardiopatías… existe un elevado riesgo de que estos síntomas se prolonguen en el tiempo y aparezcan complicaciones, predominantemente respiratorias, como son:

  • Neumonía, Bronquitis
  • Deshidratación
  • Empeoramiento de sus enfermedades crónicas, incluyendo enfermedades pulmonares como el asmay el enfisema y las Enfermedades cardíacas.

Por ello siempre que se desarrolle cualquier síntoma gripal es conveniente contactar lo antes posible con su médico. Una evaluación médica puede ser necesaria para evaluar las complicaciones y el tratamiento. Cuanto antes se comience el tratamiento médico, más rápido se pueden mejorar los síntomas más graves.

El tratamiento del síndrome gripal será principalmente sintomático, con el fin de eliminar la fiebre y minimizar los síntomas acompañantes.

Aunque no hay manera de asegurarse de que no se contagie la gripe existen algunas medidas que pueden tomarse para reducir las probabilidades de enfermar:

La principal medida para prevenir la gripe es la vacunación:

  • La mejor época para recibir la vacuna es en el otoño antes de que empiece la temporada de gripe, aunque también puede vacunarse en el invierno, cuando la temporada de gripe alcanza su punto máximo.
  • Entre los 7-10 días después de ser administrada la vacuna comenzarás a estar protegido eficazmente.
  • La protección proporcionada por la vacunación dura unos 6 meses, por lo que es necesario vacunarse todos los años.

Otras medidas preventivas adicionales para reducir el riesgo de contraer la gripe son:

  • Extremar las medidas de higiene, lávese las manos con frecuencia. Si no se dispone de agua y jabón, utilice desinfectantes para manos a base de alcohol.
  • Evite tocarse los ojos, la nariz o la boca. Los gérmenes se diseminan de esta manera.
  • Trate de evitar el contacto cercano con personas enfermas.
  • Evitar los cambios bruscos de temperatura.
  • Humidificar el ambiente
  • Descansar lo suficiente.
  • Beber abundantes líquidos.

Y recuerde, acuda al médico ante la sospecha de complicaciones o situaciones que sugieran la aparición de la gripe…

 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Call Now Button
Muchas gracias por su petición de información. Nos pondremos en contacto con Ud. lo antes posible

Te escuchamos y asesoramos

Dinos que necesitas y te respondemos con la mejor solución